Luis Enrique lo dejó todo en cuanto supo que su hija menor estaba enferma. Se encontraba en Malta, donde iba a jugar la Selección que él dirigía. Recibió una llamada telefónica y fundió a negro. El psicólogo de la roja le acompañó en avión a Barcelona. Tenía la misión de contenerle. A Xana le diagnosticaron una enfermedad grave. La familia hizo todo lo posible por su recuperación. El mister ocupa y preocupa porque no consigue remontar tan terrible pérdida. Te contamos todo a continuación.

Luis Enrique recibe la peor noticia

> El 26 de marzo Luis Enrique no pudo dirigir el encuentro que la Selección Española tenía en Malta. Horas antes del encuentro, el asturiano recibía una llamada que ponía su mundo patas arriba. Pronto surgieron la primeras especulaciones y desde la Federación quisieron zanjar la cuestión: ”Desde la RFEF queremos informar de la ausencia de nuestro seleccionador nacional Luis Enrique Martínez en el partido que se disputará esta noche por motivos familiares de fuerza mayor. Rogamos discreción y respeto a su intimidad”.

Pronto empezaron a aparecer los mensajes cargados de cariño de los jugadores: “Míster, sentimos muchísimo la noticia. Esperamos que todo salga lo mejor posible. Que sepas que el equipo está contigo a muerte y hoy dará la cara para conseguir una buena victoria. La familia es sagrada. Ganaremos también por vosotros. Mucha fuerza y ánimo. Fuerte abrazo”, escribió Sergio Ramos. Para entonces, Luis Enrique ya había llegado a Barcelona acompañado del psicólogo de la Selección cuya misión fue contenerle y ayudarle a afrontar la tragedia.

Siguiente: Luis Enrique anuncia que ha llegado el final