Ahora que tenemos que llevar mascarilla cada vez que salgamos de casa, la piel de nuestro rostro sufre más que nunca. A todo esto se le suma las altas temperaturas de esta época y lo complicado que es que la piel que está debajo de la mascarilla respire como habitualmente. Por eso, la campaña #GraciasPorVivirDeCara, de Olay, conciencia sobre el cuidado y protección de la piel en estos tiempos tan importantes.

Olay ha puesto en marcha esta campaña en la que, además de informar sobre estos posibles efectos y ofrecer determinados consejos de prevención a la población, recuerdan el claro impacto que el uso de estos dispositivos causa en los profesionales sanitarios. Por eso, Olay entregará más de 220.000 productos, a través de la web del Consejo General de Enfermería, para contribuir al cuidado de la piel de los profesionales de enfermería, uno de los colectivos más afectados y agradecer su esfuerzo y dedicación.

La aparición de picores, sarpullidos, erupciones, manchas o acné son algunas de las consecuencias que la utilización de mascarillas puede provocar en la piel de la población. En los sanitarios, que llevan la mascarilla FPP2, al ejercer más oclusión, puedo ocasionar también rozaduras en las zonas de nariz y mejillas.

Por eso es importante preparar y cuidar bien la piel. El sudor bajo las mascarillas, la fricción continua, la presión sobre determinados puntos del rostro como nariz, mejillas, orejas y frente son factores que pueden agredir la piel. En este sentido, los expertos aconsejan extremar el cuidado de la piel para prevenir, prepararla e intentar evitar posibles daños.

“La piel debajo de la mascarilla no respira, se ocluye, y, está húmeda por los vapores de la respiración. Mientras sigamos llevando la mascarilla como medida de prevención aconsejada por las autoridades sanitarias, pueden seguir apareciendo estos efectos secundarios en la piel” explica Yolanda Roldán, enfermera experta en dermatología de la Clínica Dermatológica Internacional.

En este punto, la limpieza y una hidratación continuada constituyen los elementos clave para cuidar la piel del rostro ante la utilización continuada de mascarillas. La hidratación debe realizarse de forma rutinaria con ingredientes adaptados al tipo de piel y aplicarse antes de colocarse la mascarilla.

“Para los problemas de piel seca, dermatitis, lo mejor es la hidratación con cremas nutritivas o incluso emolientes. Si persiste y aparecen eccemas, es recomendable acudir al médico”, afirma Yolanda Roldán. “Cuando produzcan granitos o pequeños brotes de acné, -continúa-, aconsejo limpiar muy bien la piel antes y después de salir de casa, no maquillar, pues ocluye los poros e hidratar la piel con productos libres de aceites (oil free)”.

Olay ha puesto en marcha junto con el Consejo General de Enfermería la campaña “Gracias por vivir de cara” con la que pretende concienciar a la población sobre la importancia de realizar una rutina continuada de cuidados para prevenir los posibles problemas de la piel asociados a la utilización de mascarillas y otros elementos de protección.

A través de esta iniciativa se pretende agradecer la labor, el compromiso y la generosidad de estos profesionales con la entrega de productos para el cuidado del rostro para que ahora sean ellos los que se dejen cuidar. La campaña, activa en las webs del Consejo General de Enfermería y del periódico digital Diario Enfermero, permitirá a los profesionales de enfermería que lo deseen solicitar productos de hidratación y cuidado del rostro que llegarán directamente a sus centros sanitarios. Para ello, solo tendrán que pinchar en los banners de la campaña y rellenar el formulario de solicitud. Así, en los próximos meses y hasta fin de existencias, desde Olay se entregará un total de 220.000 unidades de productos.