La relación entre doña Letizia y la infanta Elena es nula. Tan solo se encuentran en actos institucionales de obligado cumplimiento. No existe posibilidad de reconciliación entre ellas. De hecho, las cosas pueden ir a peor tras el último encontronazo entre la reina y la infanta a propósito de Froilán. Y es que el nieto mayor de don Juan Carlos y doña Sofía ha vuelto por sus fueros. Imposible reconducirle. Sigue armando follón allá donde va. Te lo contamos todo a continuación.

La sombra que se interpone entre Letizia y Elena

> La relación entre doña Letizia y la infanta Elena quedó tocada  de muerte cuando la primera tomó partido por Jaime de Marichalar cuando empezaron las desavenencias matrimoniales entre la pareja. Los entonces llamados duques de lujo dieron muestras de que su relación no iba bien haciendo vidas separadas. Al final, desde Zarzuela se anunció el cese de la convivencia. Doña Sofía habló con su hija para que volviera a intentarlo pero Elena había llegado al límite.

Marichalar fue uno de los grandes detractores de doña Letizia cuando arribó a palacio. Sin embargo, se convirtió en un apoyo tras el fallecimiento de Érika Ortiz. Se interesó mucho por la reina entonces y entre ambos se fraguó un estrecho vínculo. Acudieron juntos a almorzar en diferentes ocasiones cuando la separación con la infanta ya era un hecho. La hija mayor de los reyes eméritos no entendió y sentenció a su cuñada.

Siguiente: Nuevo altercado entre la reina y la infanta