Por todos es sabido que la reina Letizia no es del todo fácil de llevar. Es una mujer muy exigente que siente la necesidad de controlar todo aquello que ocurre a su alrededor. Un rasgo de su carácter que está teniendo inesperadas consecuencias. Además, no solo en Zarzuela. Esto incluso pone en peligro la armonía del centro educativo de la princesa Leonor y la infanta Sofía.

El elevado gasto de los caprichos de Letizia

Reina Letizia

> Los padres de los alumnos sienten que no están en igualdad de condiciones. Se ven sometidos a las estrictas normas de Letizia, algo que está minando poco a poco su paciencia. Aún tienen presente que hace un tiempo la Reina obligó a cambiar el menú del comedor del colegio. Por todos es sabido que ella cuida mucho su cuerpo tanto por dentro como por fuera. Además de hacer deporte con frecuencia, es una apasionada de la dieta healthy. Así, ha querido implantar este modo de vida en el colegio de sus hijas.

La opinión del resto de progenitores poco importaba. La asturiana quiso que desaparecieran los dulces, los alimentos procesados, los alimentos ricos en grasas trans y los rebozados. Y ya se sabe que sus deseos son órdenes. A pesar de que es positivo que los niños aprendan a comer bien y de manera saludable a temprana edad, hay que tener algo en cuenta: esta exigencia de Letizia ha incrementado notablemente el precio que hay que pagar por el comedor.