Fuego. Es la palabra que podría definir la relación de Carla Barber y Diego Matamoros. Dos semanas después de hacerse público su romance, la doctora y el influencer, más felices que nunca, dan rienda suelta a su pasión ajenos a todo y a todos durante una cena informal con amigos.

Miradas cómplices, caricias, confidencias y besos robados que nos demuestran que esta incipiente relación va más en serio de lo que muchos creían cuando tanto Diego como Carla proclamaron su amor a los cuatro vientos en sus respectivas cuentas de Instagram. La nueva pareja de moda está disfrutando a tope de la desescalada y no hay noche que se queden en casa a descansar.

Acompañados de unos amigos y sin esconderse, ni disimular la relación, el ex marido de Estela Grande y la modelo han disfrutado de la noche madrileña. Diego, muy pendiente de su nueva novia, no ha parado de tener gestos cariñosos hacia ella, e incluso hemos podido ver algún beso de los nuevos enamorados. Acabada la cena se despidieron de sus amigos y se marcharon juntos a casa del hijo de Kiko Matamoros para seguir con la apasionada velada. Porque si algo hay, a ojos vistos en esta pareja, es una pasión irrefrenable que demuestra que lo del influencer con su ex mujer es ya cosa del pasado.