Bertín Osborne es uno de los artistas más queridos en España. Sus canciones, sus programas de televisión y sus entrevistas son las más vistas. Pero lo que realmente le da más felicidad es su familia, y si hay algo por lo que el empresario lucha cada día, es por su hijo Kike. El pequeño, que sufre una parálisis cerebral, ha sido intervenido de los pies, las rodillas y la cadera derecha en las últimas horas.

La familia, lo primero para Bertín y Fabiola

> Para Bertín Osborne su familia es lo primero. Con Fabiola, con quién lleva una larga, amorosa y pública relación, tiene dos hijos en común. Kike y Carlos, a quienes quieren con locura y por quienes sienten una gran devoción. La familia ha tenido que hacer frente a muchas adversidades, a pesar de la corta edad que los niños tienen. El pequeño Kike sufre desde que nació, una parálisis cerebral, debido a una infección por listeria que Fabiola pasó cuando estaba embarazada. Por eso, para la familia, Kike siempre será el más especial. “Kike está muy grande. Tiene doce años y está muy desarrollado. Estupendo como siempre”, asegura Bertín cada vez que tiene ocasión. Desde que nació, el pequeño Kike ha tenido que convivir con medicamentos, tratamientos fisioterapéuticos y se ha sometido a numerosas operaciones quirúrgicas. La última, hace tan solo unas horas.

Siguiente: El hijo de Bertín se somete a una delicada operación