Desde que Belén Esteban fue enfocada por primera vez por una cámara, se convirtió en uno de los personajes más populares del mundo rosa. Por su desparpajo, su personalidad impulsiva y sus dificultades como madre divorciada, se ganó las simpatías de los españoles, llegando a ser apodada como ‘la princesa del pueblo’, un sobrenombre que hasta entonces solo había ostentado la, querida por todos, Princesa Diana de Gales. Enseguida demostró que había nacido para la tele, y utilizo su noviazgo con el torero Jesulín de Ubrique y sus problemas personales en su matrimonio, para coger el impulso que necesitaba y entrar de pleno en el mundo de los famosos. 

BELÉN ESTEBAN CONTRA CARMEN PARDO

El motivo del monumental cabreo de Belén Esteban, era de nuevo el que sacasen a la luz temas relacionados con su hija Andrea y su padre Jesulín. La colaboradora, a pesar de ser uno de los personajes más mediáticos del mundo del corazón, siempre ha hecho todo lo posible por preservar al máximo la intimidad de su hija, quien además se siente molesta cuando hablan de ella.

Esta vez fue la periodista Carmen Pardo, amiga cercana de la familia del torero, la que desató la ira de Belén al afirmar que los padres de Andrea habían tenido la custodia compartida, viviendo 15 días con cada uno de sus progenitores. Lo que más enfadó a Belén fue que se intentase blanquear la imagen del torero, cuando, según lo que ha dejado entrever en otras ocasiones, se ha desentendido bastante de su hija, manteniendo con ella una relación bastante fría.   “A una se le pagan los estudios y a otra no se la paga nada… Que le pregunte si sabe dónde estudia”, esto decía la colaboradora antes de abandonar el plató entre gritos de indignación.