Desde que Belén Esteban fue enfocada por primera vez por una cámara, se convirtió en uno de los personajes más populares del mundo rosa. Por su desparpajo, su personalidad impulsiva y sus dificultades como madre divorciada, se ganó las simpatías de los españoles, llegando a ser apodada como ‘la princesa del pueblo’, un sobrenombre que hasta entonces solo había ostentado la, querida por todos, Princesa Diana de Gales. Enseguida demostró que había nacido para la tele, y utilizo su noviazgo con el torero Jesulín de Ubrique y sus problemas personales en su matrimonio, para coger el impulso que necesitaba y entrar de pleno en el mundo de los famosos. 

BELÉN Y SUS PROBLEMAS PERSONALES

Y ahí sigue desde entonces, como tertuliana y colaboradora habitual de los programas de mayor éxito como ’Sálvame’ o ’Sábado Deluxe’. Incluso cuando no está presente, Belén Esteban sigue teniendo un gran protagonismo en las conversaciones de sus compañeros. Son muchísimas las broncas de las que ha formado parte, muchas de ellas relacionadas con sus problemas familiares, que siguen dando que hablar desde hace más de 20 años. El tema principal es la nula relación entre su hija y su padre, algo que provoca un gran dolor e indignación en la colaboradora. El último escándalo que protagonizó en directo, hacía referencia al tema de la custodia durante la minoría de edad de la pequeña, unas especulaciones que hicieron estallar a Belén.