Nieves Álvarez no deja de sorprendernos, y siempre para bien. Y es que tiene el look perfecto para cada ocasión. Ya sea para hacer deporte, para ir a una fiesta o, como en esta ocasión, para realizar gestiones por el centro de la capital, la modelo va siempre impecable. La presentadora de Flash Moda se ha convertido por derecho propio en una de las mujeres más elegantes del panorama nacional. Con cada una de sus apariciones nos da una lección de estilo y nos demuestra que, en su caso, “menos es más” y no necesita más que una camiseta de algodón y unas bailarinas para dejarnos boquiabiertos.

Nieves está atravesando por uno de sus mejores momentos. Con múltiples compromisos laborales que está retomando tras la crisis sanitaria motivada por el Covid-19, centrada en sus tres hijos – con los que ha disfrutado de un confinamiento de lo más tranquilo – y enamorada de nuevo. Después de varios años haciendo gala de su soltería, la modelo ha rehecho su vida con el abogado Manuel Broseta, de quien prefiere no hablar pero del que no puede ocultar que está enamorada.

En esta ocasión, la maniquí paseó por la ciudad sin rastro de su nuevo amor y es que aprovechó la jornada para realizar algunas gestiones que tenía pendientes. Sin soltar la bolsa de Bvlgari que llevaba en la mano y muy pendiente de su teléfono móvil en todo momento, Nieves volvió a demostrar que la elegancia no está reñida con la comodidad.

Apostando por las prendas básicas y los colores neutros, la modelo eligió pantalón recto negro, camiseta de manga corta beige y zapatos planos de estampado “animal print” que combinó a la perfección con bolso bandolera en color verde, también de Bvlgari. Convertida en el complemento indispensable de esta temporada, Nieves también lució mascarilla negra en todo momento.