La que fuera una de las musas de la televisión vive ahora en un oscuro pozo del que va saliendo poco a poco. Miriam Sánchez tuvo todo lo que quería durante un momento de su vida, pero aquella época dorada terminó y dio paso a uno de sus peores momentos. Ahora, la excolaboradora se ha abierto en canal y ha confesado cuáles fueron las circunstancias que la llevaron a tocar fondo. ¿Quieres saber qué ha pasado? Sigue leyendo para descubrirlo.

El deterioro físico de Miriam

> Según cuenta la propia Sánchez en su entrevista, toda esta pesadilla comenzó de un día para otro. De repente, se levantó una mañana sin ganas de nada y no fue capaz de seguir adelante con su vida. “Me di cuenta de que no tenía fuerzas. Me daba miedo todo. Cancelé todos mis compromisos”, aseguraba. Fue a raíz de su apatía por lo que empezó a coger peso. Todo le daba igual. “Empecé a abandonarme, a engordar. Me importaba todo una mierda”, recordaba. Por eso, una vez que se encontró mejor, decidió pasar por quirófano para recuperar su antigua figura. Aún así, Miriam tiene claro que no quiere volver a ser “una esclava de la imagen” porque se ha cansado de “la vida superficial” y de “los cánones de belleza”.

“Ahora me importan más otras cosas”, sentenciaba. Lo que más la tiene en vilo en la felicidad de su hija. Aunque tiene claro que no quiere tener más, está dispuesta a darle todo su cariño y apoyo a la niña que tuvo con Pipi. La madre de Sánchez la abandonó cuando solo tenía diecisiete años y no está dispuesta a causar el mismo dolor por el que ella tuvo que pasar. Además, ya le ha contado todo acerca de su pasado para prevenirla frente a los posibles ataques que pudieran llegarle de algunas personas. “Me quise anticipar a comentarios. Ha sufrido, pero ahora me anima a que vuelva a la tele”, explica Miriam. Su primogénita se ha convertido en uno de sus pilares, junto al nuevo hombre que ahora ocupa su corazón.

Siguiente: El nuevo novio de Miriam