Indiscutiblemente, la gala final de GH Vip 7 nos ha dejado verdaderos momentos para la posteridad. Finalmente, Adara Molinero se hacía con el maletín y se proclamaba vencedora indiscutible de la edición, sin embargo, sus dos contrincantes hasta última hora también protagonizaban un tenso enfrentamiento digno de una final como esta.

Al comienzo de la gala, las tres concursantes se mostraron unidas y emocionadas

Aunque la semana previa a su salida al exterior las tres participantes se han mostrado más unidas que nunca, el pasado siempre vuelve. Alba Carrillo y Mila Ximénez comenzaron el concurso con una relación no muy fluida entre ellas, pero ambas comprendieron que los últimos días del concurso todo aquello debía quedar atrás.

Llegaban a plató con una excelente amistad, algo que tardó en resquebrajarse lo mismo que dura un vídeo resumen. Jorge Javier daba paso a unas imágenes que agrupaban las broncas que ambas colaboradoras habían tenido en las semanas finales del reality, con reflexiones en el confesionario incluidas. Lo que parecía un ambiente idílico se tornaba en silencios incómodos, y era Alba la primera en abrir fuego: “Ver esto me ha dolido”. Comenzaba entonces un cruce de reproches donde Mila también recriminaba algunos de los comentarios de la madrileña.

Una publicidad que calmaba las aguas

Las palabras de su hija y de Jorge Javier calmaron a Mila Ximénez y a la vuelta de publicidad se solucionó el conflicto

“Hoy no Alba, hoy no. Hoy que le dan por culo a GH, hoy me voy”, contestaba tajante la sevillana, que pretendía cortar en seco la discusión. La modelo, sin embargo, no cesaba en sus argumentos: “A ver si tú vas a poder decir lo que quieras y yo no me voy a poder defender”. Ximénez se ponía entonces en pie y recalcaba que, tras 103 días de encierro, no iba a entrar en una discusión en directo el último día. La pausa publicitaria llegaba con las espadas en todo lo alto, y a la vuelta, la situación daba un giro radical.

Jorge Javier Vázquez revelaba los momentos vividos durante la publicidad, donde Alba Santana, hija de Mila, hacía lo posible por apaciguar los ánimos. Lucía Pariente, por su parte, tomaba la misma actitud con su hija, algo que, sin duda, llegaba a buen puerto. La colaboradora de Sálvame afirmaba: “Si es que yo en el fondo le tengo mucho cariño a Alba. Somos muy parecidas. Y mañana la voy a llamar y se va a joder”. La ex de Feliciano recogía el guante y contestaba sonriente: “¡Claro que sí, y me voy a joder! Yo también te tengo mucho cariño”.