La boda de Belén Esteban está dando para mucho. En este nuevo capítulo entra en  juego Mila Ximénez. La rubia manifestó sentirse molesta por las palabras de su compañera a propósito del tema de las fotos. De hecho, Mila reveló que cuando se sentó para cenar, y un fotógrafo le pidió que posara, se negó. Estaba harta de tanto flash, flash, exclusiva va. La cuestión ha llevado a la Ximénez a realizar una confesión brutal que deja al desnudo a Belén. ¿Qué ha revelado Mila? Te lo contamos todo a continuación.

La exclusiva de la discordia

> Belén Esteban anunció que no haría exclusiva de su boda y que tampoco requeriría los teléfonos a sus invitados. Sin embargo, sus palabras se las llevó el viento. La rubia necesita cash y de ahí que dijera sí al papel cuché. Se comenta que habría podido cobrar por la venta del reportaje entre noventa y cien mil euros.

El donde dije digo, digo Diego de Belén se ha vuelto en su contra. La idea de los invitados al enlace era que podrían estar tranquilos ya que su privacidad estaba a salvo. Sin embargo, a pesar de que era voluntario participar o no en la exclusiva, la presencia de fotógrafos alteró la situación. Es el caso de Mila Ximénez, que ha afirmado que se sintió agobiada por tanto flash. De hecho, ha revelado que al sentarse a cenar un fotógrafo la requirió para que posara y ella se negó. La colaboradora se mantuvo en un discreto segundo plano durante el convite y ni pisó la zona habilitada para el baile.

Siguiente: Mila desenmascara a Belén y la hunde