Mila Ximénez

El ambiente que se respira en los pasillos de Mediaset es de lo más tenso. Los que rondan por allí así le cuentan a Cotilleo.es que, desde que se inició la guerra entre Jorge Javier Vázquez e Isabel Pantoja, la cosa está que arde. Y los daños colaterales empiezan a sentirse.

Más allá de copar titulares y noticias, de los cruces de acusaciones y de los acercamientos de posturas, el resquemor hacia uno de los presentadores estrella de Telecinco se nota a la legua. Y es un come, come que deja en un sin vivir a sus compañeros y a los que, antaño, fueron íntimos de Jorge Javier.

Más allá de que Isabel Gemio se postule a favor de Isabel Pantoja –cosa que era previsible, habida cuenta de la enemistad que Gemio muestra hacía Vázquez desde hace años-, otra persona es a la que le costará conceder su perdón al que fuera sustituto de Mercedes Milá.

Se trata de Mila Ximénez que no quiere, ni puede, olvidar la amistad que han mantenido en secreto durante años Jorge Javier y Maribel, cómo Vázquez la llamaba. La cosa quedaba en nada cuando se limitaba a un speech en el que Jorge Javier atacaba con dureza a la madre de Kiko Rivera y Chabelita por la forma en la que ésta “no le mencionó” al hablar de quién le regaló su perrita Sisi. Pero cuando se destapó el resto… ¡Ahí ardió Troya!.

Jorge Javier aprovechó el Deluxe del pasado viernes para confesar la amistad secreta que mantenía con Isabel y desgranar los whatsapp que se han cruzado la Pantoja y él durante años. Entonces la cosa cambió radicalmente.

jorge-javier-vazquez-644x362

Mila, por ahora, no le perdona. Ni quiere. Con todo lo que Isabel le ha hecho a la ex amiga de Encarna Sánchez. Nos consta que Ximénez está muy dolida por la forma en la que Jorge Javier se convirtió en íntimo de la Pantoja y, sobre todo, por haberlo mantenido en secreto.

Una amistad por la que quedaron varias veces a cenar en casa de Jorge Javier y durante la que se dijeron cosas tan bonitas como se irían juntos al fin del mundo. Lo que avala la traición y el monumental enfado de Vázquez por la forma en la que Isabel se dirigió a él ante Pablo Motos.

Todo duele y, por eso, Mila no ha dudado en llamar pelota –y otras lindezas- a Jorge Javier al ver el cariño, azúcar y miel con los que tintaba sus mensajes hacía su eterna enemiga. Y le costará perdonar esa forma de ocultarla.

Ximénez se creía también muy amiga de Jorge Javier. Por eso no entiende que, sabiendo Vázquez el enfrentamiento tan brutal de Mila con Isabel desde hace años, Jorge Javier haya mantenido, en silencio, con nocturnidad y alevosía, esa amistad con Isabel. Y al mismo tiempo que conseguía la cercanía con Mila.

Está dolida. No lo oculta y se lo confiesa a sus íntimos… Tragará porque el trabajo la obliga pero, puede, que la cosa no quede así.