Mila Ximénez admite el hartazgo por su “arresto domiciliario” y despelleja a Escassi y Mar Flores

Mila Ximénez lleva fuera de los platós dos semanas tras su operación estética y admite en ‘Lecturas’ que se sube por las paredes: “Casi dos semanas de arresto domiciliario, aunque sea voluntario, me está dejando tocada. Me he dado cuenta de que no tengo alma de ‘voyeur’. Me revuelvo si no puedo participar en los corrillos, aunque estos sean movimientos de noria. Y digo esto porque en el rastreo del exterior me encuentro con movimientos lentos y familiares. Desde la lejanía, la pasión por los asuntos ajenos se disuelve como trozos de hielo. “Me entero de dos separaciones, que aunque estaban cantadas para mí, me habrían dado para varios artículos de este blog. Ahora que me pongo a ello, solo me van a dar para algunos comentarios oídos aquí y allá”.

La ex de Manolo Santana insinúa cierto interés de Elías Sacal hacia Mar Flores, y no viceversa como podría presuponerse, aunque finalmente remata a la modelo: “Estoy segura de que pronto la veremos vendimiando de nuevo con otro acompañante del mismo perfil”. También despelleja a Escassi: “Las mejores cabalgadas del jinete han sido alrededor de mujeres que le permiten practicar su deporte favorito a cambio de una vida regalada. Lo peligroso de la carrera de estos personajes es que el tiempo juega en su contra. Y sus galopes van perdiendo gracilidad. Pero bueno, les deseo suerte. O no. Sinceramente, me la bufan ambos”.

No deja claro todavía cuando regresa a ‘Sálvame’, pero cada cierto tiempo aprovecha que el Pisuerga pasa por Valladolid para señalar lo bien que se lleva con su hija Alba, quizás por conciencia o por acallar ciertos rumores lejanos que le afeaban su papel de madre en el pasado: “Este fin de semana ha venido Alba a verme y hemos disfrutado comiendo sushi y viendo en Netflix ‘Grace & Frankie’. Cuando se va, me doy cuenta de lo mucho que la echo de menos. Ella me da la vida, es capaz de levantar mi ánimo por el aire y convertirlo en burbujas de colores. Después de esto, nada mas que decir. Solo que en momentos como este me doy cuenta de lo afortunada que soy con mi entorno familiar”.

Su felicidad familiar predomina en sus textos sobre su soledad amorosa o su estabilidad laboral. Pero sea como fuere se nota que Mila necesita los platós, dice que está por encima del bien y del mal respecto a la prensa rosa, pero tampoco se corta de despreciar las dos rupturas semanales del colorín, y admite que lleva mal “su arresto domiciliario”, al que se supone que le queda poco tiempo. Pronto regresará Mila, que se había quemado demasiado en los últimos tiempos con su eterna guerra con las Campos: tanto su guerra sorda con María Teresa, como su guerra entre gritos y lágrimas con Terelu o su batalla contra Carmen Borrego, hoy enemiga número uno de la tertuliana por dos razones: su supuesto interés económico y su doble discurso, dañino para Bigote con las cámaras apagadas y simpático para su madre en los platós.

Mila Ximénez es una mujer vehemente, sincera, nos gusta su forma de decir las cosas, su coherencia y su lealtad. Nos encanta Mila, y estamos seguros de que a ti también te gustará después de que sepas todos estos secretos ocultos de la sevillana.

Comentarios


Celebrities, TV, realities, casas reales… Te lo contamos TODO!!!!

SÍGUENOS
¡Síguenos en Facebook!