Miguel Bosé


Miguel Bosé se enfrenta a la situación más complicada y difícil que puede vivir un ser humano. Su familia ha quedado destruida. El universo de felicidad que creó primero en Somosaguas y luego en América junto a sus cuatro hijos se desmorona por completo. La culpa de todo la tiene el desamor. El cantante, que ya cuenta 62 años, jamás pensó que su familia se partiría por la mitad. Fue padre a la edad a la que algunos son abuelos y confiaba en poder disfrutar de sus cuatro hijos sin ningún problema y verlos crecer. La pesadilla más temida por el cantante se ha hecho realidad. Su familia numerosa ha dejado de ser tal. El cantante tenía cuatro hijos Tadeo Bosé, Telmo Bosé, Ivo Bosé y Diego Bosé, pero la situación ha cambiado ahora por completo. Sólo tendrá la custodia de dos de ellos. El otro padre de las criaturas, la persona que los ha criado junto a él, emprende un nuevo camino. El cantante jamás se había enfrentado a un problema de semejantes dimensiones.

La huida a México de Miguel Bosé

El cantante vive desde hace varios meses en México. Allí en una urbanización inexpugnable, Interlomas, intentaba mantener el más absoluto secretismo sobre su vida privada. Su reciente mudanza al país azteca se atribuyó motivos fiscales por algunos medios de información. La noticia de su marcha se supo casi inmediatamente después de que se diera a conocer que debe 1,8 millones de euros a Hacienda. Su nombre apareció en la lista de morosos del fisco español. Aún así, vino a España para participar en un homenaje a Nati Abascal por parte de una conocida revista. Otros prefirieron atribuir su salida a su voluntad de preservar al máximo la privacidad de sus cuatro criaturas. A partir de ahora solo tendrá que preocuparse de dos de ellos. Los otros dos vivirán en España.