Ya ha pasado más de un año desde que el marido de doña Cristina de Borbón cumple pena de prisión en la Cárcel de Brieva por su implicación en el Caso Nóos. Se trata de uno de los escándalos más escabrosos en los que Casa Real se ha visto implicada. Letizia y don Juan Carlos tuvieron que actuar rápidamente y no se lo pensaron dos veces a la hora de desvincular a la infanta y a Iñaki Urdangarín de la Corona. El ex jugador de balonmano no ha perdonado que su familia política le diera de lado en su peor momento, y ya ha preparado su venganza contra ellos. Que se preparen, va a poner Zarzuela patas arriba.

El cordón sanitario

> Desde que empezaron a sonar las alarmas de que Iñaki Urdangarín podría estar implicado en un tremendo caso de corrupción, Casa Real se puso manos a la obra para protegerse y que el escándalo no salpicara a la Corona. Especial interés tenían doña Letizia y don Juan Carlos. La primera, porque nunca se llevó bien con su cuñado. De hecho, según publicó el periodista Albert Castillón en Palabra de Princesa, el ex jugador de balonmano se burlaba de la consorte en los correos electrónicos que demostraron su implicación en la trama. Incluso se llegó a rumorear que fue Ortiz la que filtró a la prensa algunos datos de las actividades sospechosas que el marido de la infanta Cristina desarrollaba en el Instituto que puso nombre a este proceso.

En cuanto a don Juan Carlos, su relación con el marido de su hija era más o menos cordial, aunque el emérito empezó a poner tierra de por medio cuando lo avisaron de que Urdangarín podría comprometerlo seriamente. Según el empresario, comunicó a su majestad algunos de sus movimientos en el Instituto Nóos, dejando caer que el Borbón podría conocer lo que se traía entre manos. Así, desde Zaruzela establecieron un cordón sanitario para guardarse las espaldas y desvincularse todo lo posible ya no solo de Iñaki, sino también de doña Cristina. El que fuera deportista de élite se vio abandonado por su familia política, que no movió ni uno de sus poderosos dedos para protegerlo. Él aún no los ha perdonado y ya está planeando su venganza.

Siguiente: La venganza de Iñaki Urdangarín