micropigmentación cejas

Las cejas son una pieza fundamental en la belleza de una mujer pues subrayan su expresividad y definen su personalidad. Permiten delimitar el contorno del rostro acentuando su equilibrio natural. Así pues, cuando comienza a darse la caída del pelo de las cejas se aprecia la verdadera importancia que tienen para la estética.

La microimplantación de pigmentos mediante el uso de finas agujas, lo que se conoce como como la micropigmentación o microblading es la especialidad de la técnico Katherine Valencia, que ofrece sus servicios en Madrid, mostrando una gran habilidad en la reconstrucción de cejas.

Todo que hay que decirlo un servicio al que han acudido multitud de famosas. Y es que supone una gran solución especialmente para aquellas mujeres que, por los efectos de la edad dictados por la genética, por una excesiva y frecuente depilación en la zona o en el peor de los casos por haber sufrido algún tipo de tratamiento de quimioterapia contra el cáncer, han perdido el vello de las cejas.

¿Qué se utiliza para hacer una microimplantación de pigmentos?

En esta página puedes encontrar todo lo relacionado con la micropigmentación, en concreto podrás ver en detalle algunos de los sistemas que se utilizan para realizar esta técnica. Hablamos de materiales de extremada calidad, como las agujas “nano” extrafinas fabricadas en acero quirúrgico japonés, por supuesto estériles y desechables como exige la normativa.

Por su parte en la tienda Biotouch exponen un catálogo de pigmentos fabricados en Estados Unidos y que cuentan con la homologación de la sanidad española. Es de vital importancia contar con pigmentos de calidad contrastada que garanticen resultados óptimos y seguros.

¿Cómo funciona la micropigmentación de las cejas?

Para empezar, podemos decir que esta técnica se conoce también como maquillaje permanente. Sin embargo, en ningún caso se trata de un tatuaje y es que este tipo de maquillaje puede durar hasta tres años y se va eliminando de forma natural a través del sistema inmunológico.

Así pues, una vez seleccionados los tonos más adecuados en función del color de la piel de cada mujer y tras haber hecho una serie de pruebas con maquillaje habitual, se procede a realizar los pequeños insertos de pigmentos a nivel dérmico para recrear las cejas manteniendo su forma más natural.

Se pueden emplear dos técnicas distintas para aplicar la microimplantación de pigmentos, una que se conoce como Cejas Compactas mediante la cual se crea un diseño completo de cada ceja creando una sensación de ceja maquillada.

Y por otro lado tenemos el sistema se conoce como Cejas Pelo a Pelo, que como su propio nombre indica se trata de trazar el dibujo con detalle de cada pelo, imitando tanto la inclinación como el calibre de cada uno de los vellos, dando como resultado una ceja muy realista.

En definitiva, la micropigmentación es una técnica novedosa con la que reconstruir una de las partes más importantes de la mirada de una mujer, sus cejas. Se trata de un sistema completamente natural y seguro que permite devolver al rostro toda su expresividad, su armonía y su belleza.