José Antonio Avilés ya está en España. Su salida de Supervivientes fue un alivio para sus compañeros, conscientes de que las broncas en la isla se acababan en ese mismo instante. Pero parece que las batallas que el andaluz ha librado en los Cayos Cochinos son moco de pavo comparado con lo que le espera en los próximos días. Sus escandalosos trapos sucios han salido a la luz y ya no hay vuelta atrás.

Un concurso muy polémico

> Sin duda, uno de los protagonistas indiscutibles de esta edición de Supervivientes ha sido José Antonio Avilés. Su físico sí ha sufrido un cambio aparente, aunque su forma de ser no se ha visto para nada alterada, como sí ha pasado en otros casos como el de Yiya. Al concursante, desde que empezó la andadura, se le ha caracterizado como el más cañero y malvado, algo que ha ido demostrando con el paso del tiempo. Sus pullitas hacia Rocío Flores, sus contestaciones a Ana María Aldón y sus broncas con Elena, la madre de Adara, han sido algunas de sus hazañas más llamativas.

Se fue expulsado la semana pasada, con el apoyo de Jorge Javier Vázquez: “Eres el colaborador que me gustaría tener en todos mis programas”, espetó. Con lágrimas en los ojos, José Antonio Avilés abandonaba para siempre la palapa. Lo que parecía el principio de un nuevo proyecto profesional para él, ha terminado siendo el principio del fin para el andaluz. En las últimas horas, se han destapado todas las sucias artimañas que llevó a cabo para trabajar en televisión.

Siguiente: Salen a la luz los escandalosos engaños de José Antonio Avilés