Bertín Osborne puede ser el centro de las dianas de todos. Sin embargo, si algo no se puede negar es que es un padre todoterreno capaz de doblegarse ante la vida para intentar dar a su hijo Kike, con lesión cerebral, la mejor calidad de vida. Sin embargo, un hecho ocurrido recientemente ha hecho saltar todas las alarmas. Kike estaría atravesando uno de los peores momentos.

Múltiples operaciones en poco tiempo

> Kike es un ejemplo de lucha, entereza y superación. Es algo en lo que coinciden todos los que le conocen. A pesar de su corta edad, son muchas las operaciones a las que se ha visto obligado a someterse para evitar complicaciones más duras. La última, para alargar sus músculos y procurarle una distensión que no tenía hasta la fecha, no salió como esperaban. Los gritos de dolor del pequeño, que apenas habla y se queja, hicieron que Bertín y Fabiola se llevaran las manos a la cabeza y se enfrentaran al que, hasta la fecha, ha sido el peor momento de la lucha de su hijo. Tanto fue así, que rápidamente tuvieron que ingresarlo.

Siguiente: la durísima confesión de Bertín