Un momento agridulce es el que está atravesando Julián Contreras. El artista y su hijo, que se llama como él, han visto cómo la vida les ha dado una segunda oportunidad tras tocar fondo. Pero cuando parecía que la estabilidad nuevamente reinaba en su día a día, ambos tienen que hacer frente a un importante problema de salud que trastoca todos sus planes.

Una casualidad que cambió su vida

> Hay que remontarse a casi cuatro décadas atrás para recordar la primera vez que vimos a Julián Contreras. A pesar de que el onubense intentaba hacerse un hueco en la música, no fue su voz lo que le hizo conocido. Dio el salto a la fama por su relación con uno de los pesos pesados del mundo del colorín: Carmina Ordóñez. En 1982, cuando se encontraron en El Rocío, ella estaba atravesando un mal momento. Por tanto, este discreto artista fue su auténtica tabla de salvación.

La ex de Paquirri tenía una generosidad sin medida y se entregaba al 100% cuando estaba enamorada. Con Contreras vivió un apasionado romance que se resume en tres bodas y un nacimiento. La pareja tuvo al pequeño Julianin, el benjamín de la casa. Sin embargo, aquella felicidad de la que presumían en Marruecos, donde se instalaron, se acabó. Carmina y él se separaron, pero el cantante siguió manteniendo el contacto con los hijos mayores de ella. A fin de cuentas, Cayetano y Fran convivieron con el de Huelva buena parte de su vida. Así, nadie esperaba un final tan dramático entre los hombres más importantes de la divina. Te lo detallamos.

Siguiente: El punto de no retorno