La reina ha de hacer frente a una crisis sin precedentes en la historia de la monarquía, y la situación no es nada fácil de llevar. Para colmo, la peor pesadilla de Letizia ha vuelto de entre las sombras para complicar las cosas más todavía. ¿Quieres conocer más detalles? Sigue leyendo, te lo contamos todo a continuación.

Letizia, a punto de desfallecer

> La reina es un libro abierto. Casa Real la obliga a medir sus palabras en todo momento y se comunica a través de sus gestos y mirada. Así ocurrió durante el bautizo de Irene Urdangarín, donde dejó claro que no se encontraba del todo cómoda en tan alegre celebración. “Letizia era un poema. No se levantó de la silla, se abanicaba continuamente, le brillaban las sienes, cuando posó en grupo se le hundieron los tacones en el césped y estuvo a punto de caerse”, reveló Pilar Eyre en su columna de Lecturas.

Letizia estaba incómoda y así lo hizo saber. De hecho, algunos asistentes al bautizo de la hija de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín llegaron a temerse lo peor. “Tenía un rostro tan angustiado que uno de los invitados me dijo que temió que fuera a desmayarse”, recordó la cronista experta en Casa Real.