El ingreso de Kiko Matamoros se está prolongando más de lo esperado y Marta López parece estar al borde la desesperación ya. La santa paciencia de la que ha hecho gala la modelo e influencer durante estas semanas de hospitalización, en la que su amabilidad la precedía, podría estar llegando a su límite.

Recordemos que todo comenzó el pasado 27 de julio con la extirpación de la vesícula de Kiko Matamoros. Una intervención que derivó en pancreatitis y en una infección de una gasa reabsorbible que afectó al hígado. Marta siempre ha mantenido una actitud esperanzada y positiva con este cuadro médico hasta ayer.

Durante el fin de semana los médicos no han visto a su novio, por lo que Marta y Kiko han estado dos días sin saber cómo ha evolucionado la salud del paciente, quien, afortunadamente, se encuentra bien de ánimo. Con cierto hastío y bastante molesta, la modelo nos lo contaba así a su llegada al hospital, donde acudió como cada mañana desde que empezó este periplo hospitalario.

Entrevista a Marta López:

Pregunta: Hola Marta, Cuéntanos el parte, ¿Cómo está Kiko?

Marta López: Igual.

Pregunta: ¿No le baja la infección?

M.L: No lo sabemos, no ha venido el médico el fin de semana.

Pregunta: ¿El ánimo cómo lo lleva?

M.L: Bien.

Pregunta: ¿Tu cómo lo llevas?, te estás comiendo muchos días de hospital…

M.L: Bien.

Pregunta: ¿Anita se ha interesado sobre el estado de su padre?

M.L: No voy a hablar de nada de eso.

Pregunta: Pero los hijos han delegado mucho en ti el cuidado de su padre…

M.L: No voy a hablar de nada.

Pregunta: ¿Crees que pronto estaréis ya en la calle?

M.L: Espero.

Pregunta: Y él agradecido porque seguro que le estás cuidándolo muy bien…

M.L: Seguro.