María Patiño es una de las presentadoras más carismáticas de la televisión. Su célebre “vena” la ha convertido en un personaje muy popular. Sin ser muy alta, a golpe de gimnasio, y con una enorme fuerza de voluntad, ha conseguido un cuerpo perfecto, fibrado y sin grasa. Como Eva Longoria, otra mujer de estatura similar a la suya, ha conseguido demostrar que los buenos perfumes se venden en frascos pequeños. Por eso sorprende su obsesión por aparentar menos años de los que tiene. La expresividad es una de sus grandes armas. Y la está perdiendo por culpa del ácido hialurónico, el bótox y el bisturí.

Fresca, divertida y muy natural, así era María de jovencita

> La guapa jovencita para quien Jesulín siempre se paraba cuando salía de Ambiciones, era una mujer de ojos grandes. Su simpatía era arrolladora y desarrollaba su trabajo en Sevilla. Allí se hizo muy amiga de Jorge Javier, que bajaba con frecuencia a Sevilla. Por aquel entonces sufrió problemas de bulimia. Lo contó años después para ayudar con su testimonio a otras personas que habían padecido el mismo problema. Desde entonces, ha estado siempre muy delgada. Te contamos como ha sido su evolución.