María Jesús Ruiz vive su peor momento al tener problemas judiciales con su expareja, Gil Silgado.

Por unas cosas u otras María Jesús siempre es el centro de atención de las cámaras de televisión. A ella eso le encanta y disfruta, pero en Cotilleo.es hemos averiguado la artimaña de la exMiss para seguir siendo el centro del foco mediático incluso en plena cuarentena. Sigue leyendo.

Una vida de relaciones fracasadas

> María Jesús Ruiz lleva años en televisión. Se convirtió en una de las modelos más codiciadas hace ya 16 años cuando se alzó con el premio de Miss España. Por aquel entonces, una joven modelo, inexperta en este mundo, comenzaba una relación sentimental con uno de los empresarios con más dinero del panorama español. Hablamos de Gil Silgado. Con él, mantuvo una larga relación sentimental, incluso llegaron a dar un paso más teniendo a su primera niña. Sin embargo, el buen ambiente se chafó, y terminaron en los tribunales. Tras este dramático episodio, un nuevo empresario llegó a la vida de la andaluza. Hablamos de Julio Ruz. Con él, la relación fue muy diferente.

Ambos protagonizaron una de las escenas más preciosas de la televisión: Julio decidió pedirle matrimonio a la modelo mientras esta participaba en Supervivientes. Pero no os hagáis ilusiones porque esta relación también se fue al traste debido a la desconfianza que generaron las amistades de ambos. Después de los rumores y las peleas en platós de televisión, María Jesús volvió a creer en el amor. Un amor que le volvió a decepcionar: Curro resultó estar casado y con dos hijas. Comenzó entonces un nuevo drama para la modelo que parece haber olvidado por completo. A María Jesús Ruiz parece que le importa más la televisión que sus propios problemas personales. Su última acción le ha delatado.

Siguiente: María Jesús Ruiz dispuesta a todo por seguir en el foco meidático