Casi cuatro décadas de trabajo se han visto empañadas. María del Monte no podía imaginar que su impecable trayectoria se vería manchada por algo que ella siempre consideró un malentendido. Las cosas se han puesto difíciles para la sevillana, que atravesaba ya de por sí un momento complicado a causa del comportamiento de su sobrino, Antonio Tejado.

Una historia llena de éxitos

> Dicen que artista se nace, no se hace, y María del Monte es una muestra fehaciente de ello. La andaluza demostró pronto su enorme potencial para la música. De hecho, con solo veinte años publicó su primer disco. Y aunque la acogida fue buena, no fue hasta que sacó sus siguientes álbumes cuando dio el pelotazo. La sevillana se convirtió en un auténtico fenómeno de masas. Sus canciones forman parte de la historia de nuestro país, las tararean distintas generaciones.

A pesar de que siempre ha sido muy discreta en su vida personal y no ha protagonizado grandes escándalos, la realidad es que ocupó centenares de titulares por su amistad con Isabel Pantoja. O mejor dicho, por el fin de esta relación. Las dos artistas no solo eran íntimas sino que una consideraba a la otra parte de su familia y viceversa. De repente, sus caminos se separaron y ahí comenzó de alguna manera el declive mediático de María del Monte. Sigue leyendo y descubre los curiosos pasos de la cantante de Salta la rana.

Siguiente: Un debut televisivo por todo lo alto

[/nextpage]

Un mazazo en el peor momento

> A pesar de que es ahora Antonio Tejado el miembro más popular de la familia, su tía le ha adelantado y ha vuelto a ponerse en primera plana. María del Monte vuelve a estar de actualidad por una noticia que nunca le hubiese gustado protagonizar.  La sevillana acaba de recibir con resignación una importante notificación: debe 60.058 euros a la Agencia Tributaria además de las costas judiciales de todo este proceso, que se remonta a una década atrás.

En 2009 le pidieron la documentación necesaria tras localizar una irregularidad en sus cuentas. Y es que en ese año percibió 63.106,26 euros por su labor artística. Una cantidad que ingresó a través de Monoprodu. El problema es que la citada sociedad, de la que es administradora única, ingresó 757.034,34 euros. Una cifra muy superior. Sin embargo, ella no entregó los papeles que le habían solicitado. Fue multada y presentó un recurso que ha sido desestimado. Un duro golpe para la artista, que en esta misma semana ha recibido otro mazazo.

Siguiente: Un inesperado enemigo al que derribar