Casi cuatro décadas de trabajo se han visto empañadas. María del Monte no podía imaginar que su impecable trayectoria se vería manchada por algo que ella siempre consideró un malentendido. Las cosas se han puesto difíciles para la sevillana, que atravesaba ya de por sí un momento complicado a causa del comportamiento de su sobrino, Antonio Tejado.

Una historia llena de éxitos

> Dicen que artista se nace, no se hace, y María del Monte es una muestra fehaciente de ello. La andaluza demostró pronto su enorme potencial para la música. De hecho, con solo veinte años publicó su primer disco. Y aunque la acogida fue buena, no fue hasta que sacó sus siguientes álbumes cuando dio el pelotazo. La sevillana se convirtió en un auténtico fenómeno de masas. Sus canciones forman parte de la historia de nuestro país, las tararean distintas generaciones.

A pesar de que siempre ha sido muy discreta en su vida personal y no ha protagonizado grandes escándalos, la realidad es que ocupó centenares de titulares por su amistad con Isabel Pantoja. O mejor dicho, por el fin de esta relación. Las dos artistas no solo eran íntimas sino que una consideraba a la otra parte de su familia y viceversa. De repente, sus caminos se separaron y ahí comenzó de alguna manera el declive mediático de María del Monte. Sigue leyendo y descubre los curiosos pasos de la cantante de Salta la rana.

Siguiente: Un debut televisivo por todo lo alto

[/nextpage]

Un debut televisivo por todo lo alto

Antonio Tejado

> Tras distanciarse de Isabel Pantoja, ambas optaron por el hermetismo. Así, con el paso del tiempo, María del Monte dejó de generar interés. Eso sí, la gente le ha tenido siempre una gran estima, algo que ha hecho que siga manteniendo su hueco en el mundo del entretenimiento. La sevillana nunca ha dejado la música, pero también se ha dejado seducir por la televisión, donde incluso se ha puesto al frente de varios programas en Canal Sur.

Es precisamente aquí donde aprovechó para sacar a la palestra a su sobrino, Antonio Tejado, un joven sediento de fama y popularidad.  Esa primera toma de contacto con la televisión fue un auténtico trampolín para él, y es que allí conoció a Chayo Mohedano. Mientras que su popularidad aumentaba, la de su tía hacía el camino inverso. Pero una inesperada noticia vuelve a descolocarlo todo, entérate de los detalles en la siguiente página.

Siguiente: Un mazazo en el peor momento