Lydia Lozano se encuentra en uno de sus peores momentos televisivos. Muy querida por la audiencia, pero criticada por muchos de sus compañeros, la periodista se ha visto obligada a aguantar muchas cosas que casi nadie haría. Su credibilidad profesional ha quedado a la altura del betún y son pocos los que creen en sus informaciones, y todo por culpa del programa para el que trabaja desde hace tantos años…

Los payasos de Sálvame

> Ninguna duda cabe de que existen diferentes rangos en el magacín estrella de Telecinco. Mientras que algunos tertulianos como Kiko Hernández o Mila Ximénez se consideran intocables, otros sufren las burlas constantes de parte de sus compañeros. Karmele Marchante se coronó como el primer juguete roto del programa, y tuvo que abandonar el espacio para siempre tras soportar años de continuo machaque. “Fue un error entrar ahí, sufrí mucho”, apuntó la colaboradora durante una entrevista.

Tiempo después, parecía que Chelo García-Cortes seguiría su mismo camino, y también ha derramado unas cuantas lágrimas por culpa de algunas situaciones que ha tenido que soportar en su puesto de trabajo. Ahora, todo apunta a que Lydia Lozano cogerá el relevo de sus compañeras, y solo dando un golpe sobre la mesa podrá evitar convertirse en un personaje relegado a la sala del olvido de Telecinco.

Siguiente: Hurgan en la herida más dolorosa de Lydia Lozano