Leva décadas acompañándonos mediante la pequeña pantalla. Es por eso que sorprende enormemente la tajante decisión que ha tomado Lydia Lozano. Dispuesta a cumplir con la asignatura que tenía pendiente, ha roto una cláusula que tendría firmada desde hace años. Ahora se dispone a dejar Sálvame y cumplir un deseo con el que ha sido tentada en numerosas ocasiones.

Las barreras que Lydia Lozano pone a su trabajo

> No cabe duda, los realities son un negocio redondo para Mediaset. Supervivientes o Gran Hermano son apuestas seguras. Y más cuando los concursantes son famosos. Cada vez que se ha hecho una edición con rostros conocidos de algunos de estos concursos, el nombre de Lydia Lozano ha sonado con fuerza. La periodista ha recibido suculentas ofertas por sumergirse en una de estas aventuras. Sin embargo, su respuesta ha sido siempre la misma: un rotundo no. Lo único que ha aceptado es ser tertuliana en sus debates.

“Soy adicta a los realities y me veo todas las galas. Me gusta mucho porque veo psicologías diferentes, me meto en mi personalidad para ver si yo también actuaría de la misma manera o no… Me lo paso muy bien, pero yo no participaría. Si voy a un reality no sería libre porque sé todo lo que se va a decir. No tendría la libertad suficiente. Quizás en otro país lo haría, pero aquí no”, aseguraba Lydia en Bekia. Sin embargo, parece que esto es solo una excusa. Sigue leyendo y conoce la realidad.

Siguiente: Una firma que cambia el rumbo de su trayectoria