Los Reyes se han convertido, esta mañana, en los grandes protagonistas en el último adiós a Jaime Carvajal Hoyos. Don Felipe y Doña Letizia se han acercado al tanatorio de Tres Cantos para arropar a Xandra Falcó, viuda del financiero, y al resto de sus seres queridos, devastados por el inesperado fallecimiento. Y es que, la familia real tenía una relación muy cercana con la familia.

Jaime era hijo de Jaime Carvajal Urquijo, marqués de Isasi y compañero de colegio del Rey Juan Carlos, y de Isabel Hoyos, Duquesa de Almodóvar del Río – título que le cedió a su primogénito – y sobrina de la Duquesa de Alba. Además, y desde que eran poco más que unos niños, mantuvo una estrecha relación con el todavía Principe Felipe, que no faltó a su boda con Xandra Falcó en 1998.

Una amistad de la que poco se ha hablado pero que el Rey y Jaime Hoyos conservaron a lo largo de todos estos años. Por eso, Don Felipe, acompañado por la Reina, ha acudido personalmente a dar su último adiós al financiero. De luto, muy serios, y con la mascarilla obligatoria, los monarcas han sido recibidos a las puertas del tanatorio por Manolo Falcó y otros familiares del fallecido, y se han mostrado afectados por esta inesperada muerte.

Horas antes pudimos ver a Xandra Falcó llegando al sepelio con sus hijas Isabela y Camila. Destrozada, la Marquesa de Mirabel atraviesa por el momento más duro de su vida, puesto que ha perdido al amor de su vida tan sólo seis meses después de la muerte de su padre, el Marqués de Griñón, a quien estaba muy unida.

Duarte, hijo que Carlos Falcó tuvo con Teresa de la Cierva, también ha acudido a dar el último adiós a su cuñado y a arropar a su hermana mayor. Destrozado, ha llamado “sinvergüenzas” a los periodistas que cubren el sepelio de Jaime Carvajal Hoyos.