Dormir puede ser un problema para muchas personas sobre todo a la hora de afrontar el momento de meterse en la cama. En efecto, son muchas las personas que, llegado ese momento, no pueden conciliar el sueño con facilidad. Por lo mismo, queremos ofrecerte a continuación una serie de consejos para poder dormir en cuestión de minutos con mayor facilidad.

1.- Mejora el equipamiento de tu descanso

Como no podía ser de otra manera, un aspecto que influye mucho en la capacidad para poder dormirnos pronto es el equipamiento que tenemos para hacerlo. La calidad y adecuación de ellos es fundamental para poder lograr dormirnos en poco tiempo. Así, contar con un buen colchón o con una buena almohada debe formar parte de los consejos para mejorar tu descanso que debes siempre tener en cuenta.

Hazte con un colchón cómodo, transpirable, de un material que te beneficie según las posibles afecciones que puedas tener: en este sentido, existen diferentes materiales para tratar afecciones como la hipertensión, los problemas musculares o de circulación en general así como ofrecer simplemente un mejor descanso.

2.- Recuerda siempre lo bueno que te ha pasado durante el día 

Una de las principales causas por las que no podemos dormir consiste en las preocupaciones. En efecto, son muchas las personas que cuando van a dormir empiezan a pensar en sus tareas pendientes, en temas que les inquietan o en lo que les hace sufrir a lo largo del día. Esto redunda en su estado de nerviosismo y provoca, finalmente, que no podamos conciliar el sueño.

Por ello es muy recomendable pensar más bien en cosas positivas como, por ejemplo, las cosas buenas que haya tenido nuestro día. En efecto, pensar en las cosas positivas que haya tenido nuestro día o, en general, las que tenga nuestra vida, nos ayudarán a conciliar mejor el sueño gracias a poder relajarnos con mayor facilidad.

Es importante pensar en cosas positivas que contribuyan a relajarnos y dejar a un lado las preocupaciones para descansar. De hecho, hay que pensar que si no descansamos, al día siguiente tendremos menos fuerzas para resolverlas y terminará por convertirse en un círculo vicioso. Una buena forma de hacer que nuestra mente descanse es hacer que nuestra almohada sea propicia para ello. Existen recomendaciones con las que se puede elegir una buena almohada para dormir según la OCU que pueden ser muy útiles.

3.- Ejercicios y técnicas específicos para dormir en pocos minutos

A continuación presentaremos una técnica específica que sirve para poder conciliar el sueño en pocos minutos. Con la práctica puede ir perfeccionándose hasta conseguir obtener de ella resultados excelentes. En primer lugar, debemos colocar la punta de nuestra lengua contra el paladar; concretamente, en la zona de detrás de nuestros dientes del frente. Es ahí donde la situaremos a lo largo de toda la realización de la técnica.

Los labios los separaremos un poco, exhalando e inhalando sosegadamente. Después, los cerraremos y comenzaremos a inhalar y exhalar solo por la nariz. Introduciremos en este punto una cuenta hasta cinco. Seguidamente, debemos contener nuestra respiración por siete segundos y después podremos exhalar el aire durante ocho segundos. Durante todo el ejercicio debemos procurar dejar nuestra mente en blanco y repetirlo unas cuatro veces.

4.- Técnica de relajación para poder dormir rápido

Hablaremos ahora de otra técnica alternativa de relajación que nos ayudará a conciliar el sueño en pocos minutos. En este caso, comenzaremos con ella desde el borde de nuestra cama, antes de acostarnos. Nos sentaremos ahí, con la luz de nuestra mesilla de noche como única iluminación. Debemos estirarnos y relajarnos todo lo que podamos.

Después de haberlo hecho, nos centraremos en los músculos de nuestra cara, Empezaremos estirándolos todo lo que podamos para volver a relajarlos después. Seguidamente haremos lo mismo con nuestros brazos y con nuestros hombros: en una especie de movimiento por el que los estiráramos tirando de ellos hacia abajo.

Al mismo tiempo, respiraremos profundamente, concentrándonos en el sonido de nuestra propia respiración y pasando a relajar los músculos de nuestras piernas, exactamente a como hemos hecho con el resto de partes de nuestro cuerpo. Entonces sí, podremos tumbarnos. Seguidamente intentaremos dejar nuestra mente en blanco por unos diez segundos. Por último, nos imaginaremos en un lugar donde nos gustaría estar, en un entorno natural que nos dé paz y sosiego.

5.- Aplica una rutina para tu descanso

Otro de los aspectos esenciales que debemos tener en cuenta para poder dormirnos en pocos minutos consiste en el entorno. Vigila siempre la luz, el ruido, redúcelos en la medida de lo posible y crea un ambiente acogedor que facilite que puedas dormir. Igualmente, es muy recomendable que establezcas siempre una misma hora para ir a dormir y otra para despertarte y las cumplas. Con ello estarás haciendo que tu cuerpo sepa cuál es el momento para descansar y te facilite mucho dormir rápidamente.