Lady Gaga es de todo menos discreta. Extravagante y, desde luego, con mucha personalidad, está acostumbrada a que sus estilismos den más que hablar que sus éxitos musicales. Y eso ha pasado precisamente en los Premios MTV Video Music Awards, en los que la cantante se eclipsó hasta a sí misma, convirtiéndose con sus looks en la gran protagonista de una de las grandes noches musicales del año.

Pese a que Lady Gaga se hizo con nada menos que cinco galardones: artista del año, mejor canción, mejor fotografía y mejor colaboración del año junto a Ariana Grande por el tema “Rain on me”. Además, la neoyorkina logró el premio Tricon, que reconoce el talento de un artista en tres o mas disciplinas distintas. Emocionada, la también actriz declaraba durante la gala que “todo el mundo que me conoce sabe que tengo la misión de dar alegrías a través de la cultura, la danza y la música”.

Pero pese a ser la gran vencedora de la noche, de lo que todo el mundo habla hoy es de los looks imposibles con los que la cantante nos dejó boquiabiertos una vez más. Haciendo un macabro “guiño” a la pandemia del coronavirus, Lady Gaga impactó por sus estilismos, presididos por unas indescriptibles y originales mascarillas que, pinta de cómodas no tenían, a decir verdad.

La primera, de color rosa, tenía alambres y malla metálica. La segunda, enorme y de color negra, tenía una pequeña pantalla de luces en la zona frontal – que le daba cierta apariencia robótica – y, la tercera, de cuero con grandes cuernos y pinchos. Si creíamos que lo habíamos visto todo, Lady Gaga sorprendía con una especie de escafandra rosa chicle que nos dejó sin palabras. Al igual que su paso por el photocall, con una suerte de pecera en la cabeza para concienciar de lo importante que es el uso de mascarillas. ¿Creará tendencia?