La boda de Belén Esteban está generando muchos titulares. Hasta aquí, todo normal. El problema viene cuando se conoce que algunos invitados han manifestado sentirse engañados, y hasta traicionados, por la novia. Y es que la colaboradora de Sálvame ha hecho de su capa un sayo y ha cambiado los planes iniciales por otros que han indignado a algunos de los asistentes más ilustres al enlace. ¿Qué ha pasado? Te lo contamos todo a continuación.

Las incoherencias de Belén

> Belén Esteban aprovechó la boda de Kiko Matamoros y Makoke para atizar al colaborador. Aseguró que en su enlace no se prohibirían los móviles, que no habría exclusiva y que sería un fiestón para disfrute de sus invitados. Sin embargo, la rubia ha cambiado de parecer y esto ya le está generando graves problemas. Por más que desde Sálvame afirmen que es libre de hacer lo que quiera, las críticas arrecian con fuerza sobre su colaboradora más emblemática.

Esta semana, Belén se ha ausentado del trabajo para controlar los últimos detalles de su enlace con Miguel. En su mayoría, los referidos a las amplias medidas de seguridad. La novia ha puesto especial énfasis en advertir a los fotógrafos que no intenten nada porque puede salirles muy caro. Sobre todo, si quisieran intentar romper la exclusiva vía dron. Los novios han hecho firmar un contrato de confidencialidad a los trabajadores de la finca donde se celebrará el fiestón.

Siguiente: El monumental cabreo de los invitados