Muchos han sido los famosos españoles que han reconocido sus problemas con las drogas. Quizás el caso más famoso es el de Belén Esteban, que reconocía así en su libro Ambiciones y reflexiones su problema: “Yo acabé tumbada en un sillón todo el día sin ganas de nada. Las únicas ganas que tenía eran de ponerme más”.

La Princesa del Pueblo contextualizaba sus palabras en una entrevista televisiva: “Hubo un tiempo en que solo pensaba si mañana tendría para ponerme. En este mundo hay mucha droga, te la ofrecen por todos lados. En ‘¡Más que baile!’ me metía antes de salir. ¡Eso es una barbaridad! Una mañana me fui a rezar a san Judas y le imploré que me ayudara y que me diese fuerzas. Desde ese día no he vuelto a ponerme más, y lo he tenido muy a mano, pero no pienso volver a recaer (…) Tengo miedo a salir porque la droga está por todos lados”.

Y por último reconocía: “En este país es muy fácil drogarse y no es nada caro. ¿Qué vale una pastilla?, ¿tres euros? Así se engancha a muchos jóvenes. Son gentuza. Yo tengo miedo a salir porque la droga está por todos lados y sé que voy a casa de personas que tienen gramos hasta debajo del cenicero y que me van a ofrecer… en mi mano está decir que no”.

belen-esteban-lorca



















1435259806_452073_22619200_fotograma_7

Carlos Boyero es sin duda el crítico cinematográfico más leído y temido. El colaborador de El País nunca ha ocultado su antigua adicción a la cocaína y hablaba así de las drogas: “Es imposible olvidarlas, les estoy muy agradecido, aunque estuvieron a punto de llevarme al huerto. Haber renunciado a ello ha sido una pura cuestión de supervivencia. Si no existiera la resaca, serían formidables. Me desfaso de vez en cuando con el alcohol, a la cocaína la tengo a raya desde hace mucho tiempo. Extrañamente, tampoco la añoro, aunque estuviéramos casados durante años”.