Muchos han sido los famosos españoles que han reconocido sus problemas con las drogas. Quizás el caso más famoso es el de Belén Esteban, que reconocía así en su libro Ambiciones y reflexiones su problema: “Yo acabé tumbada en un sillón todo el día sin ganas de nada. Las únicas ganas que tenía eran de ponerme más”.

La Princesa del Pueblo contextualizaba sus palabras en una entrevista televisiva: “Hubo un tiempo en que solo pensaba si mañana tendría para ponerme. En este mundo hay mucha droga, te la ofrecen por todos lados. En ‘¡Más que baile!’ me metía antes de salir. ¡Eso es una barbaridad! Una mañana me fui a rezar a san Judas y le imploré que me ayudara y que me diese fuerzas. Desde ese día no he vuelto a ponerme más, y lo he tenido muy a mano, pero no pienso volver a recaer (…) Tengo miedo a salir porque la droga está por todos lados”.

Y por último reconocía: “En este país es muy fácil drogarse y no es nada caro. ¿Qué vale una pastilla?, ¿tres euros? Así se engancha a muchos jóvenes. Son gentuza. Yo tengo miedo a salir porque la droga está por todos lados y sé que voy a casa de personas que tienen gramos hasta debajo del cenicero y que me van a ofrecer… en mi mano está decir que no”.

belen-esteban-lorca



















142229-944-549

Pedro García Aguado es en este tema un auténtico ejemplo de superación. El protagonista del libro Mañana lo dejo se ha convertido en un prestigioso coach que además ha ejercido de presentador de televisión en grupos como Mediaset o Atresmedia. Así explicaba el campeón olímpico de waterpolo la razón por la cual explicó su tema: “Por mi parte lo que me impulsó a escribir mi historia y la de mi amigo Jesús Rollán fue la rabia que sentía de las cosas que había vivido y los tristes acontecimientos que todos se empeñaron en tapar cuando él murió. Escribí el libro para liberarme, para quedarme en paz conmigo y para sacar algunas opiniones que pondrían las cosas en su sitio, para hablar de una enfermedad, la adicción, estigmatizada por una sociedad hipócrita que acepta el consumo y critica al enfermo. Lo que yo no esperaba es que serviría a tanta gente que no ha parado de darme las gracias por lo que de ayuda les ha servido, tanto por verse ellos reflejados y ponerse en acción para recuperarse como para todas aquellas personas que conviven con adictos en activo y mi libro les ha confirmado lo que ellos se negaban”.