La actriz confiesa estar viviendo uno de sus mejores momentos personales y profesionales  y confirma una vez más lo enamorada que está de Mario Casas.

Antes de ser pareja, Blanca y Mario eran grandes amigos

Con motivo del Festival de Cine de San Sebastián, Blanca Suárez ha posado para los medios y ha concedido una entrevista a la revista Hola! donde habla de sus nuevos proyectos profesionales y de la situación que atraviesa en la actualidad. Su vida personal y laboral se encuentran equilibradas y se complementan a la perfección. Lo cierto es que, tener una pareja que se dedique al mismo oficio y comprenda las horas de rodaje y el esfuerzo puesto en cada papel ayuda mucho a compaginar amor y trabajo.

Acaba de regresar de su escapada a Costa Rica, donde ha buscado la desconexión y la naturaleza por encima de todo, y nos adelanta que le espera un otoño cargado de grabaciones. La nueva temporada de Las chicas del cable comienza a rodarse ahora y no deja tregua hasta las Navidades, cuando espera poder tomarse un pequeño descanso. En cuanto al paso del tiempo, ella lo tiene claro. Le gusta cuidarse pero no se obsesiona. “Siempre he intentado aceptarme lo máximo posible, con mis cosas buenas y mis cosas malas”.

Le gustaría ser madre en el futuro

Actualmente, son una de las parejas de guapos más envidiadas del cine español

A punto de cumplir los 31 años, mira el futuro con optimismo y dice ser consciente de estar entrando en una etapa en la que “van a ocurrir muchas cosas que son preciosas”. Ante la pregunta de la maternidad, reconoce que le encantaría ser madre, aunque esa nunca ha sido su meta. Si sucede, será de manera natural: “Supongo que algún día ocurrirá”.

Respecto a su relación con Mario Casas, una de las más consolidadas e idílicas del mundo de la interpretación, la madrileña se muestra discreta, como acostumbra a hacer, pero deja entrever la felicidad que el actor le ha dado desde el inicio de la relación: “Espero que el brillo de mis ojos, además de mi sonrisa, transmita también cosas preciosas”. No habla de su intimidad en pareja, pero, ante el piropo que Mario le dedicó en San Sebastián considerándola “icono de los iconos” no puede evitar sonreír: “Mario es un icono para su generación y para mí. Creo que hemos tenido vidas paralelas en muchos sentidos y nos esperan por delante unos años bonitos”.