limpiafondos piscinas

A lo largo del siguiente artículo, queremos destacar los aspectos fundamentales a la hora no solo de comprar el limpiafondos que vamos a requerir para nuestra piscina, sino también para entender cómo emplearlo y qué debemos saber para llevar a cabo un correcto mantenimiento.

Podemos destacar varios tipos de limpiafondos: los manuales, los hidráulicos, los profesionales y, sobre todo, los limpiafondos eléctricos.

Estos últimos son, además, automáticos y son de los más demandados del mercado gracias a su facilidad de manejo, su versatilidad y adaptabilidad al vaso de la piscina y porque necesitan muy poco mantenimiento.

Existen de innumerables marcas y modelos en el mercado, pero para recibir un asesoramiento completo siempre se recomienda contactar y recibir asesoramiento por parte de una empresa de piscinas.

La piscina es el lugar ideal para refrescarse y darse un chapuzón con toda la familia, así como para llevar a cabo juegos acuáticos y deportes en general. El problema es que la piscina requiere de un mantenimiento periódico y constante para su preservación y limpieza y uno de los aspectos que más inciden en ella es la limpieza del vaso y las impurezas que se depositan en el mismo. Precisamente para esta función existen los limpiafondos, que son los encargados de mantener la superficie del interior de la piscina en perfecto estado.

Estos pueden ser de varios tipos como hemos visto anteriormente y es lo que nos lleva a plantearnos la siguiente cuestión: ¿cuáles son los pasos a seguir a la hora de seleccionar mi limpiafondos? Los detallamos a continuación.

Cómo elegir el limpiafondos que necesito

Ahora llega la pregunta más importante que debemos hacernos. ¿Qué limpiafondos elijo para mi piscina? La respuesta a esta pregunta no siempre es sencilla e inmediata, en especial si entendemos que se deberá tener en cuenta qué tipo de piscina tenemos, el tamaño de la misma, si tiene fondo plano o inclinado, si queremos que el limpiafondos tenga la capacidad de subir por las paredes para limpiarlas también y si debería limpiar la línea de flotación. Además, también será importante determinar el presupuesto que queremos invertir y si queremos que sea manual o automático. El rango de precios que abarcan los limpiafondos es muy amplio, ya que existe una gran variedad de modelos de todos los tipos y para todos los usuarios, desde un kit de limpieza manual de 30€ hasta los últimos en cuanto a tecnología y automatismo valorados en miles de euros.

Recabar información en materia de limpiafondos

Teniendo en cuenta que el limpiafondos a elegir variará en función de las características de nuestra piscina, siempre se debería adquirir información bien sea a través de la red, así como en establecimientos físicos especializados en la materia y, además, contrastar la información recabada para saber cuál debo elegir para mi piscina.

Hacer una preselección

Lo ideal es hacer una pequeña criba o preselección de varios robots de piscinas que nos interese comprar en base a los criterios determinados en el paso anterior. Una vez hayamos investigado cuáles son los limpiafondos que más interesan en función de las características de nuestra piscina, podemos valorar su coste y también adquirir información adicional sobre los mismos para ver, entre otros aspectos, qué pueden costar las piezas de recambio, el plazo de entrega de cada uno de ellos, fama del fabricante, etcétera.

Determinado el que queremos, buscar la mejor oferta o servicio

En este paso es donde entra el aspecto más pícaro que os vamos a indicar en esta guía. Hay muchas tiendas de piscinas y muchas de ellas ofrecen exactamente el mismo producto. En este caso lo ideal es solicitar que nos hagan una oferta y pedir información sobre los robots que queremos. El balance correcto se sitúa entre la oferta más atractiva en cuanto a lo económico, pero siempre enmarcado dentro de un servicio mínimo de atención y prestaciones de cara al usuario. Para ello, lo más recomendable es solicitar información a varias empresas del sector que ofrezcan el limpiafondos que queremos, de manera que podamos alcanzar la capacidad de contrastar sensaciones y ofertas de cada una de ellas.

Limpiafondos hidráulico o eléctrico

Esta es una de las dudas que la mayoría de los usuarios tienen a la hora de decantarse por un limpiafondos de piscina. Saber si debes elegir un limpiafondos hidráulico o eléctrico dependerá mayoritariamente del tamaño de tu piscina.

Si tienes una piscina de dimensiones más bien pequeñas, no será necesario que compres un limpiafondos eléctrico que te ofrezca las mejores prestaciones, sino que te bastará con un limpiafondos hidráulico, que son los más recomendables para aquellas piscinas que acumulan poca suciedad a lo largo de la temporada. No obstante, para aquellas piscinas que cuentan con un mayor tamaño, la recomendación siempre será decantarse por un limpiafondos eléctrico. Si bien es cierto que el precio de estos modelos es mayor, también lo es su garantía de limpieza en profundidad del vaso de tu piscina. Como nos recuerdan algunos especialistas de mantenimiento de piscinas, los limpiafondos eléctricos son los que consiguen recoger todo tipo de impurezas, ayudando a su vez a distribuir el producto químico por la piscina.

Una vez disponemos del robot, deberemos leer el manual de instrucciones para darle un uso adecuado. Un limpiafondos, sobre todo si es automático, se deberá hacer trabajar en una piscina limpia o relativamente limpia. No se debe poner en una piscina completamente sucia. De ser así, se deberá limpiar manualmente para evitar embozar los filtros y mermar la capacidad del aparato. Por otro lado, se deberá aprender el funcionamiento metódico del uso del limpiafondos. Nuestra recomendación es el empleo de uno eléctrico, ya que apenas requiere de mantenimiento y cualquiera puede encargarse de la supervisión.

Otro aspecto importante es no dejarlo sin guardar. Uno de los errores más comunes es dejarlo al lado de la piscina sin guardar, una situación que puede provocar un accidente en el peor de los casos o hacer que el aparato se deteriore más rápidamente. Lo ideal es dejarlo en la caseta del local técnico o incluso dentro de la piscina.

Además, si bien es cierto que los limpiafondos no suelen requerir mantenimiento, es recomendable hacerle uno cada 2 o 3 años para determinar qué piezas pueden ser susceptibles de ser cambiadas.

Esta es una de las guías en cuanto a consejos que debes tener en cuenta para la selección de tu limpiafondos. Pese a ello, siempre es bueno basarse en la experiencia de los profesionales del sector y dejarse guiar por su consejo.