Esta historia a tres no cesa. A Enrique Ponce no le han servido de nada los avisos de su expareja, Paloma Cuevas, y sigue a su libre albedrío. Es consciente de que cualquier movimiento que haga, es noticia, y sigue en sus trece. Hoy, el torero ha hecho rabiar a su ex pareja y lo peor es que lo ha hecho con la ayuda de Ana Soria. ¿Quieres saber que han hecho? Sigue leyendo, no te arrepentirás.

Se lía parda

> Que Enrique Ponce y Paloma Cuevas anunciaran a través de un comunicado que después de más de 20 años de relación tomaban caminos separados, fue un auténtico mazazo para la opinión pública. Eran muchos los que veían en esta pareja un claro ejemplo al que seguir, pero como veis, en el amor, no se puede planear nada. Todo cambia en cuestión de segundos y en este caso, se ha cumplido a la perfección.

Lo pero es que, esta relación tan larga no ha cerrado su historia pacíficamente, sino que durante semanas ha estado en la cresta de la ola informativa. Pullitas, rumores y críticas entre la expareja ha provocado que hoy en día, aún se siga hablando de ellos. Sin ir más lejos, hace tan solo unas horas, era el torero el que encendía de nuevo una mecha que se había apagado tan solo unos días atrás. Tiembla, Paloma Cuevas.

Siguiente: Provocación con Ana Soria de cómplice