Los reyes Don Felipe y Doña Letizia han retomado, después de descansar el fin de semana, su recorrido por España para la reactivación económica y turística de nuestro país tras la crisis sanitaria motivada por el coronavirus. Andalucía, y más concretamente Sevilla, ha sido la tercera parada del tour que llevará a los monarcas por toda la geografía nacional durante buena parte del verano.

En medio de un calor sofocante y grandes medidas de seguridad, los Reyes han visitado Las Tres Mil Viviendas, uno de los barrios más pobres de toda España. Allí, han asistido al Centro cívico del esqueleto del polígono sur para conocer las medidas especiales que se han tomado en este lugar tan sacudido por la crisis durante el estado de alerta.

En esta ocasión don Felipe ha sorprendido acudiendo con camisa guayabera en vez de traje de chaqueta, debido al fuerte calor, cercano a los 40 grados.

Combinada en tonos azules con su marido, y espléndida como de costumbre, doña Letizia ha estrenado un original y elegantísimo vestido de Adolfo Domínguez. El modelo, que se puede adquirir de rebajas por tan sólo 99 euros, simula un trazo de tizas de colores sobre un encerado. Una vez más, bravo por la Reina, que nos está cautivando en cada una de sus apariciones públicas con sus elecciones estilísticas. Sus inseparables alpargatas, su calzado todoterreno favorito ya que combina con todo, y una coleta alta – como en sus últimos actos – acaban de completar un look que nos ha enamorado.

Durante su recorrido por el vecindario, han surgido de forma espontánea algunos vítores al Rey y la Reina con sus nombres de pila. Además de ser aclamados, los habitantes de las Tres Mil Viviendas también han pedido “más trabajo y menos caridad”.