Dicen que las reinas no tienen preocupaciones en su día a día. Pero como muchos ya conocen, la reina Letizia Ortiz, ha sido una plebeya con una vida marcada por el desastre, la agonía y el malestar. Su vida pese a lo que se rumorea, no ha sido fácil. La reina ha pasado por muchos momentos difíciles y cruciales, que le han llevado a desarrollar esa personalidad tan característica que tienen dividida en dos bandos a la sociedad: O te encanta o lo odias.

Letizia Ortiz y su primer amor platónico

Letizia Ortiz

La relación de la reina Letizia Ortiz con Alonso Guerrero, su profesor de Literatura ha sido una de las cosas más comentadas desde su llegada a Casa Real.Cuando curso sus estudios de Bachillerato le conoció y se enamoro locamente, un sentimiento mutuo. Poco a poco, su relación se fue afianzando y acabaron anunciado su amor por todo el alto.

En 1998 se dieron el “Si , quiero”, y para desgracia de ambos, un años después firmaban el divorcio. Este fue un momento muy duro para Letizia Ortiz que vió, como el gran amor de su vida se terminaba. Pero este, no era la única decepción del momento.