Doña Letizia tiene muy claro que el camino que ha escogido es el correcto. Ni se inmuta ante las críticas que su comportamiento genera. Hay quien ha querido advertir a la reina que debería ser más cuidadosa  a la hora de tratar a don Juan Carlos y doña Sofía. Sin embargo, ella asegura que está haciendo lo correcto. Vamos, que sus suegros deben aguantarse porque donde las dan, las toman. Lo cierto es que Letizia ha ido un paso más allá y se ha encargado de poner en práctica una vendetta que ha hecho mucho daño a los reyes eméritos. ¿Qué ha pasado? Te lo contamos todo a continuación.

Lo que mal empieza, mal acaba

> No hay solución posible. Letizia y sus suegros nunca van a entenderse. Ella no perdona lo que ha tenido que soportar durante estos años. Asegura que ha sido ninguneada y hasta humillada por don Juan Carlos y doña Sofía. En la otra orilla explican que la culpa fue de la periodista, que no quiso aceptar la mano que le tendieron algunos miembros de su familia política para ayudar a que se aclimatara a su nuevo estatus. En concreto, doña Sofía fue la que más interés mostró en ayudarla. Sin embargo, se topó con la negativa a ultranza de su nuera.

Mientras fue princesa, doña Letizia se vengó de sus suegros a su manera. Por ejemplo, oponiéndose a usos y costumbres familiares. Por ejemplo, Palma de Mallorca. Desde el principio dejó claro que no sentía a gusto y se dedicó con todas sus fuerzas a boicotear las vacaciones reales. Lo hacía a base de malas caras y contestaciones inapropiadas. Lo cierto es que quienes se alojaban en Marivent en aquella época deseaban que la esposa de don  Felipe se fuera cuanto antes porque era insoportable. Nada estaba a su gusto. Ningún plan le parecía bueno. En fin, un horror.

Siguiente: Letizia se venga cruelmente de sus suegros