La preocupación por don Juan Carlos sigue presente en Palacio. Desde que hace unos días apareciese en el funeral de su hermana, la infanta Pilar, con un visible deterioro físico, el rey emérito ha hecho saltar todas las alarmas. A raíz de este momento tal delicado es cuando la reina Letizia entra en acción para castigar a su suegro. Os contamos todos los detalles, a continuación.



Casa Real, en el punto de mira

> Como viene siendo habitual en su estilo, Pilar Eyre no escatimó en palabras malsonantes para dirigirse a los diferentes miembros de la familia del rey. La pluma de la periodista cargó especialmente contra doña Elena, a quien describió de la siguiente manera en su columna de Lecturas: “Pelo con rizo asilvestrado, cejas despeinadas y canosas y el cutis terroso de quien vive mucho tiempo al aire libre. Sus labios eran una fina raya, pero intentaba sonreír”. Menudo traje le hizo… Pero la cronista no solo se fijó en el aspecto que la infanta mostró en el funeral de doña Pilar, sino que también echó el ojo al monarca abdicado. Le sorprendió especialmente su pérdida de peso, y señala que el Borbón podría estar en las últimas.