La preocupación por don Juan Carlos sigue presente en Palacio. Desde que hace unos días apareciese en el funeral de su hermana, la infanta Pilar, con un visible deterioro físico, el rey emérito ha hecho saltar todas las alarmas. A raíz de este momento tal delicado es cuando la reina Letizia entra en acción para castigar a su suegro. Os contamos todos los detalles, a continuación.



Preocupación por don Juan Carlos

> La Familia Real tuvo que asumir un terrible varapalo el pasado ocho de enero. Doña Pilar de Borbón fallecía a consecuencia del cáncer de colon que padecía, y buena parte de la monarquía se reunió en su casa para darle un último adiós. Pero los actos fúnebres no terminaron tras su entierro, sino que a finales de mes se celebró un funeral institucional en la Basílica de El Escorial al que acudieron numerosas personalidades del Estado. Allí se encontraban don Juan Carlos y doña Sofía, acompañados de sus hijas, Elena y Cristina.

Como manda el protocolo, los reyes Felipe y Letizia fueron los últimos en atravesar el largo pasillo del templo que llega hasta el altar. Fue entonces cuando se produjo el momento más comentado de la jornada: los soberanos saludaron con dos besos a los eméritos y a la princesa Beatriz de Holanda, pero ni siquiera miraron a las infantas. Este momento de máxima tensión no dejó indiferente a nadie, y todo el mundo se aventuró a especular sobre las razones que se escondían tras este desaire de Felipe y Letizia a las infantas. Unos días después, la verdad -que no deja en buen lugar a Letizia- sale a la luz. Si quieres saber lo que realmente pasó ese día, dale a ‘siguiente’.

Siguiente: Letizia destroza a su suegro