La reina Letizia es una mujer ocupada y preocupada por Leonor y Sofía. Hasta aquí, todo normal. El problema estriba en está obsesionada con sus hijas. Quiere protegerlas a toda costa del ojo público. Esto la ha llevado a ser protagonista de un bochornoso incidente ante la opinión pública. Parece que doña Letizia calienta motores de cara a su próximo encuentro con doña Sofía. ¿Qué ha pasado? Te lo contamos todo a continuación

Leonor y Sofía ¿condenadas al fracaso?

> Leonor y Sofía son unas niñas criadas dentro de una normalidad ficticia. Asisten a una escuela donde se relacionan con otros niños de su edad pero no al mismo nivel. Por ejemplo, no pueden contar nada de lo que pasa en su casa. Si en clase los alumnos relatan a petición del profesor cómo han pasado las vacaciones, las hijas de los reyes están exoneradas de hacerlo. Cuentan acerca de una anómala situación ocurrida. La princesa Leonor comentó acerca de unos objetos que acababa de ver y añadió que en su casa también los tenían. En concreto, una vajilla.

Acto seguido, la reina recordó a su hija la premisa de que no podía explicar nada de lo relativo a la vida privada familiar. Leonor, muy educada, asintió. Al igual que su hermana, Sofía también sigue las normas de mamá. No desean contrariarla. Don Felipe considera que su mujer es demasiado estricta en cuanto a ciertas cosas relativas a las niñas. Sobre todo, en lo relativo a las imágenes o la participación en actos públicos. De hecho, el rey era partidario de que su sucesora participara en los Premios Princesa de Asturias el año pasado pero la reina lo impidió.