La reina Letizia es una mujer ocupada y preocupada por Leonor y Sofía. Hasta aquí, todo normal. El problema estriba en está obsesionada con sus hijas. Quiere protegerlas a toda costa del ojo público. Esto la ha llevado a ser protagonista de un bochornoso incidente ante la opinión pública. Parece que doña Letizia calienta motores de cara a su próximo encuentro con doña Sofía. ¿Qué ha pasado? Te lo contamos todo a continuación

Letizia, protagonista de un bochornoso incidente

> Nadie sabía el destino vacacional de los reyes hasta que nuestra redactora, Belén Nava, lo ha publicado en Cotilleo. La cuestión es que doña Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía se han ido de viaje a Roma. Y lo han hecho en vuelo regular. Iban sentadas en bussines y pasaron muy desapercibidas por lo informal de los looks  lucían.

Lo cierto es que nadie esperaba lo que sucedió nada más tomar asiento tan ilustres pasajeras. La reina divisó a un joven con un teléfono en la mano y se acercó a él para preguntar si le había hecho fotos. El joven se quedó de piedra, pues ni cuenta se había dado de que doña Letizia y sus hijas iban en el avión. El anónimo pasajero hizo ademán de darle el teléfono a la reina para que lo chequeara pero ella declinó. Pidió disculpas y se volvió a su asiento. Los allí presentes se quedaron de piedra. Una vez más, la reina ha vuelto a demostrar su obsesión por preservar la imagen de sus hijas y la suya propia. Ciertamente, debería alquilar un avión privado para evitar este tipo de espectáculos.

Siguiente: Una reina obsesiva y maniática