Por todos es conocido el carácter agrio de la reina. Sus desplantes a la Familia Real han ocupado decenas de páginas entre las páginas de la prensa del corazón, pero Letizia ha ido demasiado lejos. La soberana perdió las formas con un niño pequeño y montó una escenita que obligó a don Felipe VI a intervenir para pedir disculpas. ¿Quieres conocer más detalles? Sigue leyendo, te lo contamos todo a continuación.

Los humos de Letizia

Letizia

> Los más cercanos a la reina aseguran que es un hueso muy duro de roer. Tiene un carácter muy fuerte y cuando algo se le mete en la cabeza, es difícil hacerla cambiar de opinión. Conocidos son sus desplantes a toda la Familia Real, destacando, por supuesto, aquel infame rifirrafe entre soberanas a la salida de la Catedral de Palma de Mallorca que dio la vuelta al mundo. Pero Letizia no solo se reserva las malas formas para sus suegras o cuñadas, sino que reparte leña a diestro y siniestro contra todo aquel que se le antoje. Famosa es la anécdota de cuando visitó unos grandes almacenes y cargó contra los empleados porque no tenían el champú que buscaba. “Luego me llenáis el pelo de grasa”, espetó cuando le sugirieron un producto similar.

Siguiente: Letizia pierde las formas con un niño