Los Reyes ni están ni se les espera hasta el próximo doce de diciembre. Basta con consultar la página web de Casa Real para darnos cuenta de que están de vacaciones. O, mejor escrito, dedicando tiempo a ese espacio íntimo al que recurren en tiempos de bonanza mediática. Disfrutan, como gran parte de los españoles, del puente de la Constitución y la Inmaculada. Es más, doña Letizia, tan preocupada por ser una madre presente en la vida de sus hijas, suele organizar su agenda en función a los horarios y las fiestas escolares. Es decir, su profesión le permite conciliar su vida familiar.

U257788

Pero si echamos la vista atrás, también percibimos que, desde que son reyes, ni don Felipe ni doña Letizia han trabajado en estas fechas. Estos días se los cogen libres de toda obligación para emprender rumbo a un destino incierto. Vacaciones que, en este caso, fueron interrumpidas por unas horas cuando el monarca, acompañado por María Dolores de Cospedal, acudió a la basa aérea de Retamares. Pero nada más. Parecen estar respondiendo a aquella pregunta que Letizia formuló hace algunos años en la Copa del Rey de Vela: “¿Tu crees que esto son vacaciones?”. Desde aquel momento, todo ha cambiado.

felipesquia

Lo que sigue siendo un misterio es el destino para esta primera escapada invernal. Es sabido que al Rey le apasiona el sky y que desde que se prometió con Letizia, cambió el destino para practicar su deporte favorito. Las pistas de Baqueira-Beret, donde era muy habitual ver a la familia real, fueron cambiadas por las de Gstaad en Suiza. Allí la reina consorte se sentía más tranquila y sin tanta presión para poder disfrutar del deporte favorito de su marido. Sin embargo, no cuajó y desde que se convirtieron en abnegados padres, aparcaron estas actividades ludicas para hacer turismo con sus hijas. Podrían haber incluso barajado la posibilidad de acudir a Ginebra a visitar a su sobrino Pablo Nicolás que acaba de cumplir los dieciséis años, pero la mala relación de Letizia con sus cuñados, y el cordón sanitario impuesto por la institución monárquica, lo hace del todo imposible.

letizianuevope

Portugal, demasiado cerca

Otra opción barajada ha sido volver a Portugal, país en los que los reyes se encuentran como en casa, pero la cercanía con la última estancia de los reyes en el país vecino, les ha hecho cambiar de destino. Así pues, según ha podido saber esta revista, probablemente estén disfrutando del ambiente navideño en una de las capitales europeas. En concreto, Roma, cuna de la cristiandad y al que la monarquía como Institución están muy ligados. Italia es, además, un país que además cuenta con el visto bueno del rey FelipeVI, para que su hermana se instale una vez se tenga constancia del nuevo destino de Iñaki Urdangarin.