Otra vez doña Letizia ha vuelto a hacerlo. La reina tiene muy claro que su trabajo es de ocho a tres y que los fines de semana son sagrados. Así las cosas, delega en otros tareas que no son de su agrado. En esta ocasión, les toca pagar el pago a don Juan Carlos y doña Sofía. Los reyes eméritos no dan crédito ante la última decisión de su díscola nuera. Y es que Letizia ha vuelto a actuar dejando muy claro quién manda en Zarzuela. ¿Qué ha pasado? Sigue leyendo porque no tiene desperdicio.

Letizia, una reina ¿diferente?

Letizia

> La llegada de Letizia Ortiz a Zarzuela significó aires de cambio tal como muchos auguraron. Sin embargo, no contaron con que la periodista llevaría hasta sus últimas consecuencias su forma de ser. Doña Letizia tiene claro que las cosas solo pueden hacerse de una manera, la suya. Los damnificados, don Juan Carlos, doña Sofía, las infantas Elena, Cristina y sus hijos. La reina no se para en jarras y va a por lo que quiere.

No es exagerado decir que uno de los motivos por los que muchos no empatizan con doña Letizia como reina es por su particular manera de ejercer el cargo. No gusta que priorice su vida privada sobre la institucional. Tampoco esa línea tan gruesa que ha marcado con los medios de comunicación. Por no hablar de su afición a la moda y a la belleza. Tanto pinchazo la está dejando irreconocible.

Siguiente: La reina se venga de sus suegros