Aunque es afortunada y ocupa el lugar en el que muchas mujeres querrían estar, Letizia Ortiz no está del todo conforme con lo que conlleva estar casada con el jefe de Estado de nuestro país. Ser la reina consorte aporta beneficios pero también supone hacer importantes renuncias ante las que ella se resiste. La que fuera presentadora de los Informativos de TVE se salta el protocolo con más asiduidad de la que debería como te detallamos a continuación y eso podría traer graves consecuencias.

Alarmante apoyo a la corrupción

> En plena oleada de escuchas secretas y casos de corrupción, el nombre de Letizia Ortiz salió a relucir. Es cierto que Felipe VI ha demostrado, por ahora, una transparencia absoluta y se ha mostrado fiel a las obligaciones de su cargo, pero su mujer ha estado a punto de mandar todo al traste a causa de unos mensajes que la pusieron en el disparadero. Durante muchas semanas el contenido de los WhatsApp que se intercambió con Javier López Madrid hicieron temblar a Zarzuela, donde se vivieron momentos muy convulsos y difíciles.

“Te escribí cuando salió el artículo de lo de las tarjetas en la mierda de LOC y ya sabes lo que pienso Javier. Sabemos quién eres, sabes quiénes somos. Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos. Lo demás, merde. Un beso compi yogui (miss you!!!)”, le decía a su amigo Javier López Madrid cuando fue condenado a seis meses de prisión en el caso de las Tarjetas Black. Este apoyo hacia el yerno de Miguel Villar Mir, vinculado a distintos casos de corrupción del PP e incluso acusado de acoso sexual, es completamente inaceptable por parte de la reina de España. Pero este es solo el comienzo de una larga lista de los momentos en los que Letizia se ha olvidado (queriendo) de su cargo. Entérate de más a continuación.

Siguiente: El terrible desaire a su suegra