Doña Letizia cumple cuarenta y siete años en uno de sus peores momentos. Desde Zarzuela han intentado mejorar su imagen sin conseguirlo. Todas las intentonas han caído en saco roto. No es exagerado decir que la reina necesita ayuda para superar este bache anímico. Doña Sofía ya se tumbó hace años el diván del psicoanalista para encontrar el equilibrio entre su papel de esposa y reina. Ahora le toca el turno a su nuera. Sobrepasada por las exigencias que impone el cargo e incapaz de superar la sombra de su suegra. Te lo contamos todo a continuación. Sigue leyendo.

Serias discrepancias entre Felipe y Letizia

> El 2019 es un año importante para la princesa Leonor, que enfrentará sus primeros Premios Princesa de Asturias con responsabilidad. Poco a poco, la hija mayor de los reyes va sumergiéndose en la educación y obligación que por su rango le corresponde. Y es aquí donde existen grandes discrepancias entre los reyes. Doña Letizia no quiere que Leonor se vea expuesta a lo que ella considera una edad temprana. Por su parte, don Felipe es consciente de que su heredera va tarde en cuestión de presencia institucional.

En cuanto a Leonor, la estampa que dejó en el último posado familiar no fue la mejor. Se mostró temerosa ante las cámaras y reclamó la ayuda de su padre. Para nada quería quedarse sola ante la prensa. Este hecho fue reseñado ampliamente en la prensa internacional. Otras herederas europeas han empezado con los compromisos antes y eso se nota en su desparpajo. Sin embargo, Leonor no tiene ese bagaje y eso pasa factura.