Doña Letizia cumple cuarenta y siete años en uno de sus peores momentos. Desde Zarzuela han intentado mejorar su imagen sin conseguirlo. Todas las intentonas han caído en saco roto. No es exagerado decir que la reina necesita ayuda para superar este bache anímico. Doña Sofía ya se tumbó hace años el diván del psicoanalista para encontrar el equilibrio entre su papel de esposa y reina. Ahora le toca el turno a su nuera. Sobrepasada por las exigencias que impone el cargo e incapaz de superar la sombra de su suegra. Te lo contamos todo a continuación. Sigue leyendo.

Doña Sofía se tumba en el diván

> El matrimonio entre don Juan Carlos y doña Sofía ha sido como un camino plagado de espinas. La reina ha tenido que aguantar lo inaguantable por la afición de su marido a la compañía femenina. Esto hizo mella en doña Sofía, al punto que necesitó ayuda psicológica especializada. Una información revelada por Antonio Bouza, que mantiene gran amistad con los reyes. Años de furia que la reina sufrió cumpliendo con su papel a la perfección.

Este verano se habló de que don Felipe y doña Letizia estaban en crisis. El hecho de que él se quedara solo en Mallorca dio origen a comentarios. Según algunos, la pareja se resiente por la forma de ejercer de ella como reina. Son varios los reproches que el rey ha hecho a su esposa y no se ponen de acuerdo. Letizia va por libre.

Siguiente: Serias discrepancias entre Felipe y Letizia